Out of Control

Out of Control – by John McCurdy

All my life I’ve been told that I need to be in control. From my father yelling “Control yourself, John!” over and over when I was young, to the therapists and self-help books of my twenties and thirties, to just about everything and everyone in my life, the message has been the same: “You need to get your life under control. You need to forget about that fantasy woman you’ve been dreaming about and commit to a real relationship. You need to ignore how you feel and focus on making money. You need to fix this or that about yourself. You need to be different. You need to do it better. You need to get your act together.” And on and on the messages went.

I tried. I really, really tried to get control of my life, but somehow it never worked. I was good at everything I did and my employers begged me to stay, but I could never stay at a job for long. I understood how finances work, but no matter how hard I tried I never could get mine to work and ended up bankrupt multiple times.

I met some amazing women and had some beautiful relationships, and I tried really hard to commit to them and be satisfied. But something was always missing, and no matter how I tried I couldn’t forget that imaginary woman I’d felt since childhood.

When at last I found myself unable to commit to someone whom I believed to be a manifestation of that dream, I decided it was time to focus entirely on my relationship with me and on learning to love myself. I decided that a long term or committed relationship with another was simply not possible anymore, so I moved into a camper-van built for one and spent the next five years on the road being with me and letting go of control.

As I faced the most difficult parts of myself during that time, I found myself powerless to change them. Then I began to realize that instead of changing them I needed to love and accept them, and as I did they slowly began to fade away and to integrate back into my wholeness.

One Spring morning, at a time when I was feeling depressed and tired of life, I woke up suddenly with the words, “No more! NO FUCKING MORE!” screaming out of my mouth, followed by a wave of intense emotion and bitter sobbing. As I pulled myself together and tried to figure out what that was about, I couldn’t remember. Whatever I had been dreaming that caused the outburst was simply not in my memory. I lay there for a while considering what it might mean, but nothing made sense, so I got up and went about my day. Little did I know that in that strange moment, my whole life changed.

I didn’t notice until later, but my depression was gone. I’d spent the winter in Oregon, and I suddenly knew it was time to go on the road again. My van needed a thousand dollars of work before I could go and I was flat broke, and I didn’t even know which direction to go first, but it didn’t matter. I set the date that I felt to leave, and when it came the van was fixed and I had my direction and enough money for the first leg of the trip.

The next four months were an amazing experience of what I can only describe as grace and magic on the river of life. At any time before, the way that summer unfolded would have driven me mad with fear, frustration and uncertainty. But now when the unexpected changes and seeming roadblocks popped up I just took a breath and smiled, because I could feel in my heart that it was all going to work out. And always, in the next moments something new and even better would show up.

One day I found myself in Santa Fe, New Mexico, my camper parked in front of a friend’s house. I’d lived there and had a computer consulting business years before, and some of my clients still call on me to take care of their computers even though I now live on the other side of the world. I had two weeks before I needed to be in Colorado, and I knew it was going to be a busy time.

The monsoon season had just begun, which meant thunderstorms and heavy rain almost every day, and I had a motorcycle to run around town and visit my clients on. I wasn’t sure how that was going to work with the weather, but instead of thinking about it I just threw my rain gear in the saddle bag and went about my business. And for two entire weeks I never once got wet or needed to put on my rain gear.

Oh, the rain came. There were times the thunder and lightning filled the sky and the rain was falling so hard and so close that I could hear it over the noise of motorcycle and wind, but never more than the occasional stray drop ever fell on me, or wet my path until after I had passed. It was as though the weather knew what I was doing and where I was going, and it cooperated with me for two whole weeks! In fact it never stopped cooperating with me, and it still does when I need it to. But those two weeks were simply amazing.

A few weeks later it was time to go back to Oregon. By that time I knew something amazing had changed in my life, and for most of the trip I was simply in awe of the beauty and flow of life. About an hour from my destination I was driving down the McKenzie River valley, enjoying the scenery and an old Tobias channel I was listening to, when I came upon a large and brightly colored beach umbrella sitting upside down in the middle of the oncoming lane. There was no one around, and the scene was so unusual, so bizarre and unexpected in the middle of a forest in a deep mountain valley, that it completely distracted me.

I passed the umbrella even as oncoming traffic was having to stop and deal with it, and a few moments later I was still staring in my mirror to see what was happening. When I finally looked up it was to find a pickup truck stopped right in front of me, waiting for oncoming traffic so it could make a left turn. I slammed on my brakes, but my van and the trailer behind it were heavy, and at 60 miles per hour (100 kph) the sliding wheels simply had no effect in the space I had. I remember the thought going through my mind: I’m out of control and there’s nowhere to go. I didn’t even have time to wonder if I was about to die.

Then something deep inside took over. It wasn’t a conscious thought or action, but I felt my foot come off the brake. I felt the van swerve and heard the blender fall over in the kitchen, and the trailer whipped violently. And then I was accelerating from the narrow gravel shoulder back onto the highway, untouched. I looked in my mirror and there was a big cloud of dust, and the pickup truck was nowhere in sight.

An hour later I arrived safely at my destination, shaken but amazed. Later I went back to that spot, because I needed to understand why I was so sure there was nowhere to go, when in fact I had managed to get around the truck safely. When I got there I could hardly believe my eyes, because the gravel shoulder that I had accelerated back onto the highway from was barely a couple feet wide between the pavement and a drop-off. There simply wasn’t space for a large van to pass a pickup truck, yet somehow I had.

That event changed me. I knew it had been a setup, created by my soul in collaboration with some dear ascended master friends, in order to clarify something for me at a very deep level: As a human comes into enlightenment, the biggest and most important thing that happens is that the human goes out of control. And then the soul—some call it the Master or the Merlin—can come in and take over. The human cannot drive a large van through a space half its size, or shift time so the obstacle is no longer in the way. But the soul can, and that’s how life gets filled with grace and magic.

I realize now that what really happened that spring morning, was that a deep part of me finally let go of the battle and the constant seeking for power over my life. It wasn’t my human mind, but something much deeper, and that part of me said, “No more! No more battles, no more trying to fix or change myself or the world. No more trying to be better, and no more trying to be in control of anything!” And that changed everything.

With that deep choice the human finally let go, the divine came in, and my life has never been the same.

The grace and magic continued, in many amazing ways. Sometime later I was invited to a retreat in Greece, and despite not knowing how I would get there I trusted the inner knowing and said yes. When the time came I found myself on an airplane with a one-way ticket to Athens, just enough money to cover the costs of the retreat, and no idea what would happen next. I felt like I was stepping off the edge of the world, and my heart was filled with joy like I had never known before.

What happened next was that the woman I had always dreamed about was there. Romana and I knew each other immediately, and instead of going back to America I came home to Slovenia. To my great surprise I found there was no need to make a commitment, for it was already there. It had been there from before we were born, and that’s why I was unable to commit to the others. It wasn’t a fantasy at all.

This time there were no questions, no hesitation. There was just my heart’s deep sigh: Yes, this is who I was waiting for. She was never a fantasy. I just had to find my own freedom and self-love first, and let go of control.

It felt like coming home, and in less than three months we were married. It’s been nearly two years now and our relationship only deepens, as do our relationships with Self. And our lives are ever more out of control and filled with grace and magic.

Now as I look back over my life, I see that some part of me always knew control was not the answer. Control is simply another word for power, and power is ALWAYS a trap. When the human finally lets go of control the soul, the divine or master self, can come in with all of its grace and all of its magic.

Oh, there are challenges. There are layers and layers of realization and of releasing control, and if we went too fast we’d literally blow up. Sometimes my human forgets and gets caught up in the fear and drama of a moment, but now my soul is present and it always reminds me very quickly:

Dear John, just take a breath. Let go of the controls. I’ve got this.

And so it does.

Fuera de control – por John McCurdy (traduccion por Liliana Audet)

Toda mi vida me han dicho que necesito tener el control. Desde mi padre gritando “¡Contrólate, John!” una y otra vez cuando era joven, hasta los terapeutas y libros de autoayuda de mis veinte y treinta años, hasta casi todo y todos en mi vida, el mensaje ha sido el mismo: “Necesitas tener tu vida bajo control. Necesitas olvidarte de esa mujer de fantasía con la que has estado soñando y comprometerte con una relación real. Necesitas ignorar cómo te sientes y concentrarte en ganar dinero. Necesitas arreglar esto o aquello de ti mismo. Necesitas ser diferente. Necesitas hacerlo mejor. Necesitas organizar tu vida.” Y los mensajes no paraban de sonar.

Lo intenté. Realmente, realmente traté de controlar mi vida, pero de alguna manera nunca funcionó. Era bueno en todo lo que hacía y mis empleadores me rogaban que me quedara, pero nunca podía quedarme en un trabajo por mucho tiempo. Entendí cómo funcionan las finanzas, pero por mucho que lo intentara nunca pude hacer que las mías funcionaran y terminé en bancarrota varias veces.

Conocí algunas mujeres increíbles y tuve algunas relaciones hermosas y traté de comprometerme con ellas y estar satisfecho. Pero siempre faltaba algo, y no importaba cómo lo intentara, no podía olvidar a esa mujer imaginaria que había sentido desde niño.

Cuando por fin me encontré incapaz de comprometerme con alguien que creía que era una manifestación de ese sueño, decidí que era hora de centrarme por completo en mi relación conmigo y en aprender a amarme a mí mismo. Decidí que una relación a largo plazo o comprometida con otro, simplemente ya no era posible, así que me mudé a una casa rodante construida para uno y pasé los siguientes cinco años en la carretera estando conmigo y dejando el control.

Al enfrentarme a las partes más difíciles de mí mismo durante ese tiempo, me encontré impotente para cambiarlas. Entonces empecé a darme cuenta de que en lugar de cambiarlas necesitaba amarlas y aceptarlas y a medida que lo hacía, poco a poco empezaron a desvanecerse y a integrarse nuevamente en mi totalidad.

Una mañana de primavera, en un momento en que me sentía deprimido y cansado de la vida, me desperté de repente con las palabras: “¡No más! ¡MALDITA SEA, NO MAS!” gritando de mi boca, seguido de una ola de intensa emoción y amargos sollozos. Mientras me recomponía y trataba de entender de qué se trataba, no podía recordarlo. Lo que había estado soñando que causó el estallido simplemente no estaba en mi memoria. Me quedé allí por un rato considerando lo que podría significar, pero nada tenía sentido, así que me levanté y seguí con mi día. Poco sabía que en ese extraño momento, toda mi vida cambió.

No me di cuenta hasta más tarde, pero mi depresión había desaparecido. Había pasado el invierno en Oregón y de repente supe que era hora de volver a la carretera. Mi camioneta necesitaba mil dólares de trabajo antes de poder ir y estaba en bancarrota y ni siquiera sabía qué dirección tomar primero, pero no importaba. Fijé la fecha en la que sentía que podría irme y cuando llegó, la furgoneta estaba arreglada y sabía en qué dirección ir y tenía el suficiente dinero para la primera etapa del viaje.

Los siguientes cuatro meses fueron una experiencia asombrosa de la que sólo puedo describir como gracia y magia en el río de la vida. En cualquier otro momento en el pasado, la forma en que se fue desarrollando el verano me habría vuelto loco de miedo, frustración e incertidumbre. Pero ahora, cuando los cambios inesperados y los aparentes obstáculos aparecieron, sólo tomé un respiro y sonreí, porque podía sentir en mi corazón que todo iba a funcionar. Y siempre, en el momento siguiente algo nuevo y aún mejor aparecería.

Un día me encontré en Santa Fe, Nuevo México, mi camioneta estacionada frente a la casa de un amigo. Había vivido allí y tenía un negocio de consultoría informática años antes y algunos de mis clientes todavía me llaman para que me ocupara de sus computadoras; aunque ahora viva del otro lado del mundo. Tenía dos semanas antes de que tuviera que estar en Colorado, y sabía que iba a ser un tiempo muy ocupado.

La temporada del monzón -(fuertes vientos estacionales)- acababa de empezar, lo que significaba tormentas y fuertes lluvias casi todos los días, y tenía una motocicleta para andar por la ciudad y visitar a mis clientes. No estaba seguro de cómo iba a funcionar con el clima, pero en vez de pensar en ello, me puse mi equipo de lluvia en la alforja y me puse a trabajar. Y durante dos semanas enteras no me mojé ni una sola vez ni necesité ponerme mi equipo de lluvia.

Oh, la lluvia llegó. Hubo momentos en que los truenos y los relámpagos llenaron el cielo y la lluvia caía tan fuerte y tan cerca que podía oírla aun con el ruido de la motocicleta y el viento, pero nunca más de una gota perdida ocasional cayó sobre mí, o mojó mi camino hasta después de haber pasado. Era como si el clima supiera lo que estaba haciendo y a dónde iba, ¡y cooperó conmigo durante dos semanas enteras! De hecho, nunca dejó de cooperar conmigo, y todavía lo hace cuando lo necesito. Pero esas dos semanas fueron simplemente increíbles.

Unas semanas más tarde era hora de volver a Oregón. En ese momento supe que algo asombroso había cambiado en mi vida y, durante la mayor parte del viaje me quedé simplemente asombrado por la belleza y el flujo de la vida. A una hora de mi destino estaba conduciendo por el valle del río McKenzie, disfrutando del paisaje y de la vieja canalización de Tobías que estaba escuchando, cuando me encontré con una gran sombrilla de playa de colores brillantes en el medio del carril contrario. No había nadie alrededor y la escena era tan bizarra, tan extraña e inesperada en medio de un bosque en un profundo valle montañoso, que me distrajo por completo.

Pasé la sombrilla inclusive cuando el tráfico que venía en dirección contraria tenía que detenerse y lidiar con ella y unos momentos después yo seguía mirando por el espejo para ver lo que estaba pasando. Cuando finalmente miré hacia adelante fue para encontrarme con una camioneta parada justo frente a mí, esperando al tráfico que venía en dirección contraria para poder girar a la izquierda. Frené bruscamente, pero mi camioneta y el remolque que iba detrás pesando mucho y a 100 km/h, pero las ruedas se deslizaban, no teniendo ningún efecto en el espacio que tenía. Recuerdo el pensamiento que pasaba por mi mente: “No hay ningún lugar a donde ir y no hay forma de salir de esto”. Ni siquiera tuve tiempo de preguntarme si estaba a punto de morir.

Entonces algo en lo más profundo se apoderó de mí. No fue un pensamiento o acción consciente, pero sentí que mi pie se salía del freno. Sentí que mi camioneta se desviaba y escuché la licuadora caer en la cocina y el remolque fue azotado violentamente. Y luego estaba acelerando desde el angosto borde de grava, de vuelta a la autopista, sin ser tocado. Miré por el espejo y había una gran nube de polvo, y la otra camioneta no estaba a la vista.

Una hora más tarde llegué a salvo a mi destino, asombrado pero sacudido. Más tarde volví a ese lugar, porque necesitaba entender por qué estaba tan seguro de que no había ningún sitio a dónde ir, cuando en la realidad había conseguido rodear la camioneta con seguridad. Cuando llegué allí, apenas podía creer lo que veía, porque desde el borde de grava en el que había acelerado para volver a la autopista apenas tenía un par de metros de ancho, entre el pavimento y una bajada. Simplemente no había espacio para que una gran camioneta pasara a otra camioneta, pero de alguna manera lo había hecho.

Ese evento me cambió. Sabía que había sido un montaje, creado por mi alma en colaboración con algunos queridos amigos maestros ascendidos, para aclararme algo a un nivel muy profundo: Cuando un humano llega a la iluminación, lo más grande e importante que sucede es que el humano se sale de control. Y entonces el alma, algunos la llaman el Maestro o el Merlín, -puede entrar y tomar el control-. El humano no puede conducir una gran camioneta a través de un espacio que es la mitad de su tamaño, o cambiar el tiempo para que el obstáculo ya no esté en el camino. Pero el alma puede, y así es como la vida se llena de gracia y magia.

Ahora me doy cuenta de que lo que realmente ocurrió esa mañana de primavera, fue que una parte profunda de mí, finalmente dejó la batalla y la búsqueda constante de poder sobre mi vida. No era mi mente humana, sino algo mucho más profundo y esa parte de mí dijo, “¡No más! No más batallas, no más intentar arreglar o cambiarme a mí mismo o al mundo. No más tratar de ser mejor y no más tratar de controlar nada!” Y eso lo cambió todo.

Con esta profunda elección, finalmente el humano dejó ir, lo divino entró, y mi vida nunca ha sido la misma.

La gracia y la magia continuaron de muchas maneras asombrosas. Algún tiempo después fui invitado a un retiro en Grecia y a pesar de no saber cómo llegaría allí, confié en el conocimiento interno y dije que sí. Cuando llegó el momento me encontré en un avión con un billete de ida a Atenas, sólo el dinero suficiente para cubrir los gastos del retiro y sin idea de lo que pasaría después. Sentí que estaba pisando el límite del mundo y mi corazón se llenó de alegría como nunca antes.

Lo que pasó después fue que la mujer con la que siempre había soñado estaba allí. Romana y yo nos conocimos de inmediato, y en lugar de volver a América volví a casa, a Eslovenia. Para mi gran sorpresa descubrí que no había necesidad de comprometerse, porque ya estaba allí. Había estado allí desde antes de que naciéramos y por eso no pude comprometerme con las demás. No era una fantasía en absoluto.

Esta vez no hubo preguntas, ni vacilaciones. Sólo el profundo suspiro de mi corazón: Sí, esto es lo que estaba esperando. Nunca fue una fantasía. Sólo tenía que encontrar mi propia libertad y amor propio primero y dejar ir el control.

Me sentí como si volviera a casa y en menos de tres meses estábamos casados. Ya han pasado casi dos años y nuestra relación sólo se profundiza, al igual que nuestras relaciones con el Yo. Y nuestras vidas están cada vez más fuera de control y llenas de gracia y magia.

Ahora, cuando miro hacia atrás en mi vida, veo que una parte de mí siempre supo que el control no era la respuesta. Control es simplemente otra palabra para poder y el poder es SIEMPRE una trampa. Cuando el humano finalmente deja el control, el alma, el divino o el maestro, puede entrar con toda su gracia y toda su magia.

Oh, hay desafíos. Hay capas y capas de realización y de liberación de control y si vamos demasiado rápido, literalmente explotaremos. A veces mi humano se olvida y queda atrapado en el miedo y el drama del momento, pero ahora mi alma está muy presente y rápidamente siempre me recuerda:

Querido John, sólo toma un respiro. Suelta los controles. Yo me encargo de esto. Y así es.

Leave a Comment